• 15 junio, 2024 17:24

La estrategia para lograr una canasta básica menor a la del país

Abr 2, 2023

Por Aníbal Blasco – Licenciado en Comercialización

Días atrás se anunciaba desde el Ministerio de Hacienda que a través de la utilización de los Programas “Ahora” se logra reducir el costo de la canasta básica total de una familia tipo en 27.970 pesos promedio.

Hacia el 20 de marzo pasado el INDEC daba a conocer el nuevo incremento de la Canasta Básica Total, que ascendía a $177.063 promedio para una familia de cuatro integrantes. En el caso de tres integrantes estos valores se ubicaron en los $140.963 y si fuesen cinco integrantes, $186.231. El índice mide el umbral de la pobreza, por lo tanto un adulto necesitó en febrero $57.302 para no ser considerado pobre.

Composición de la CBT

La Canasta Básica Total incluye la Canasta Básica de Alimentos (CBA) más bienes y servicios no alimentarios como vestimenta, transporte, educación, salud, recreación-cultura, vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, restaurantes y hoteles.

Dentro de los alimentos de la canasta básica, el INDEC determina los requerimientos calóricos y proteicos imprescindibles para un varón adulto de entre 30 y 60 años, de actividad moderada, para que pueda cubrir un mes esas necesidades. Una vez tipificada esta variable, se toma un porcentaje del mismo que equivale para suplir las necesidades de una mujer adulta, así como para niños y ancianos.

El detrás de los Programas Ahora, la estrategia de estar en toda la CBT

Teniendo en cuenta el análisis y estudio del armado de los rubros básicos y necesidades que el argentino promedio necesita, desea y merece satisfacer, se puede entender cómo el armado estratégico de los programas “Ahora” están pensados para otorgar beneficios directos al consumidor en cada rubro cotidiano en el que transcurre la vida del misionero.

El cuadro presenta los rubros que concluye el INDEC son necesarios y deben estar en todas las familias argentinas. Los mismos se distribuyen ponderando porcentajes a cada uno de los rubros según su incidencia dentro del consumo del mes de una familia tipo, que recordemos que se calcula hoy en $177.063 para no considerarla por debajo de la línea de pobreza.

Como se puede apreciar, para cada uno de los rubros hay una herramienta o beneficio que los cubre, algunos en su totalidad –como el boleto estatal estudiantil gratuito para estudiantes niños, jóvenes y adultos, y ahora también para pacientes oncológicos; y la política integral sanitaria en el rubro salud; así como las soluciones habitacionales que se siguen distribuyendo en la provincia–. Para disminuir la presión del alza de los precios en este contexto inflacionario los programas “Ahora” brindan beneficios directos al momento de cada compra.

Asimismo, dada la cada vez más acentuada pérdida de noción de los “precios de referencia”, es importante la atención individual de cada consumidor para buscar mejores precios y aprovechar los programas para mejorarlos aún más. En este sentido y para ayudar en este aspecto de precios de referencias, el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos, tras un reciente relevamiento comparativo de distintos valores demuestra que en las Ferias Francas algunos alimentos cuestan hasta un 50% menos que en supermercados y almacenes, a los cuales aún se les puede agregar el “Ahora Feria”. Para ayudar a tomar precios de referencia, el IPEC dispone de una sección para que el misionero acceda y vea una lista de más de 90 productos con sus respectivos precios que se ofrecen en las distintas Ferias Francas.

La inflación y la suba de precios son una realidad, no obstante, poder organizarse y aprovechar la información disponible, los días de descuento y la valiosa compra en cuotas sin interés, que son tan o más importantes que los descuentos teniendo en cuenta que en el corto plazo el valor pagado en cada cuota se va licuando con la inflación, se puede lograr disminuir significativamente el costo de los gastos del mes de toda la familia.

Una de las premisas a la hora de organizar o programar futuros gastos es tener un presupuesto tentativo para poder saber si efectivamente hemos hechos compras “inteligentes”, para ello el IPEC ofrece al misionero una sección llamada Estimador de la Canasta Básica donde se puede ingresar y calcular su propia canasta básica completando la cantidad de miembros del hogar por género y edad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: No es posible copiar contenido